Perfil de la Comunidad de aprendizaje del BI

Perfil de la Comunidad de aprendizaje del BI

Attachments:
FileDescriptionFile size
Download this file (Perfil de la comunidad de aprendizaje del IB.pdf)Perfil de la comunidad de aprendizaje del IB.pdf 1694 kB

Naturaleza del perfil de la comunidad de aprendizaje del IB

El perfil de la comunidad de aprendizaje del IB es la declaración de principios del Bachillerato Internacional (IB) traducida en un conjunto de objetivos de aprendizaje para el siglo XXI. Los atributos del perfil expresan los valores inherentes al ciclo completo o “continuo” que conforman sus programas de educación internacional: estos valores deben estar presentes en todos los elementos del Programa de la Escuela Primaria (PEP), del Programa de los Años Intermedios (PAI) y del Programa del Diploma y, por lo tanto, en la cultura, los valores y las actitudes de todos los Colegios del Mundo del IB. El perfil ofrece una visión a largo plazo de la educación. Es un conjunto de ideales que puede ser la fuente de inspiración, motivación y coordinación del trabajo de colegios y profesores, uniéndolos en un propósito común.

La idea de un continuo educativo y de un currículo internacional coherente, con una base amplia de conocimientos, se materializó en 1997 con la introducción del PEP. El IB pudo entonces ofrecer tres programas de educación internacional y, con ello, la posibilidad de una experiencia educativa internacional continua desde la infancia hasta la edad preuniversitaria. Aunque el ciclo educativo del IB está constituido por tres programas -el PEP, el PAI (introducido en 1994) y el Programa del Diploma (introducido en 1969)- cada uno de estos debe poder conservar su autonomía, ya que no es un requisito impartir más de uno. No obstante, también deben formar una secuencia ordenada para que aquellos colegios que deseen enseñar los tres programas, o dos de ellos de forma consecutiva, puedan hacerlo.

Con el desarrollo de un continuo de educación internacional se pretende que profesores, estudiantes y padres puedan utilizar con confianza un marco educativo reconocido como común, una estructura coherente de objetivos y valores, y un concepto general de cómo desarrollar una mentalidad internacional. El perfil de la comunidad de aprendizaje del IB se encontrará en el centro de este marco común, constituyendo la expresión clara y concisa de los objetivos y valores del IB, y la personificación de lo que el IB se entiende con “mentalidad internacional”.

Objetivos del perfil de la comunidad de aprendizaje del IB

Los atributos y descriptores del perfil de la comunidad de aprendizaje definen el tipo de persona que el IB espera desarrollar a través de sus programas. Si bien tiene su origen en lo que en el PEP se denominó “Perfil del estudiante”, es un conjunto de cualidades que, en la opinión de profesionales de los tres programas, también podía potenciar el aprendizaje en el PAI y en el Programa del Diploma, aprendizaje que no debía detenerse a la edad de 11 años, sino continuar hasta completar el Programa del Diploma. Su actual denominación, “Perfil de la comunidad de aprendizaje del IB”, permite aplicarlo a todos los estudiantes y a los adultos involucrados en la implementación de los programas del IB, es decir, a la comunidad de aprendizaje del IB.

EL IB ha incorporado perfil de atributos en los tres programas a fin de que se convierta en el terreno común que una a todos los Colegios del Mundo del IB, y contenga el fundamento de su identidad y la de los tres programas.

Los programas del IB promueven la educación integral de la persona, poniendo el énfasis en el desarrollo intelectual, personal, emocional y social a través de todos los campos del saber. Al centrarse en la combinación dinámica de conocimientos, habilidades, autonomía de pensamiento crítico y creativo y mentalidad internacional, el IB abraza el principio de ofrecer una educación integral para que los estudiantes lleguen a ser ciudadanos responsables y activos durante toda la vida. La educación integral de la persona como proceso que se extiende durante toda la vida es un concepto que subyace a los tres programas. Los atributos del perfil de la comunidad de aprendizaje son los de la persona que aprende durante toda la vida.

Al ser el componente clave en todos los programas, el perfil de la comunidad de aprendizaje del IB se convertirá en el principio fundamental de los programas del IB, y será también fundamental para entender lo que significa una mentalidad internacional. Por lo tanto, el IB sitúa el punto de enfoque que deben adoptar los colegios donde corresponde: en el aprendizaje. No pretende ser el perfil del estudiante perfecto, sino que puede considerarse como el mapa de la travesía permanente para forjar una mentalidad internacional. Sitúa firmemente a la persona que aprende en el centro de los programas del IB, y centra la atención en los procesos y objetivos del aprendizaje.

El objetivo del IB es que este perfil contribuya a desarrollar la coherencia en cada uno de los tres programas y entre ellos. Expresa de forma clara y explícita lo que se espera de los alumnos, docentes y directivos de los colegios en cuanto al aprendizaje, y lo que se espera de los padres en cuanto al apoyo a dicho aprendizaje.

 

El perfil de la comunidad de aprendizaje del IB en los colegios

Implementación del perfil

El currículo del colegio abarca todas las actividades del estudiante (académicas y no académicas) que son responsabilidad del colegio por influir todas ellas en su aprendizaje. Es necesario desarrollar el currículo escrito (poner las ideas en el papel) pero no basta solo con esto. Podemos definir el currículo como lo que debe aprenderse (el currículo escrito), cómo debe aprenderse (el currículo enseñado) y cómo debe evaluarse (el currículo aprendido). De este modo se le presta la misma atención a los contenidos, a las metodologías docentes y a los procedimientos de evaluación. El IB prescribe, en diferente medida en cada uno de los tres programas, el currículo escrito, el enseñado y el aprendido, pero confía su implementación a los colegios.

El éxito en la implementación de estas tres dimensiones del currículo en cada programa depende de la cultura del colegio, y de los valores y actitudes que conforman su “carácter” como institución. Los valores y actitudes de la comunidad escolar que sustentan la cultura y el carácter de la institución escolar son importantes para configurar el futuro de sus jóvenes. En un colegio que esté comprometido con los valores inherentes al perfil de la comunidad de aprendizaje del IB, estos valores serán evidentes de manera inmediata en el aula y en los procedimientos de evaluación, en la vida, la gestión y el liderazgo cotidianos del colegio. El IB está convencido de que el perfil de la comunidad de aprendizaje ofrecerá una visión compartida que fomentará el diálogo y la cooperación entre profesores y directivos sobre cómo crear el mejor entorno para el aprendizaje.

El IB reconoce que la introducción del perfil puede suponer un desafío para los colegios, y los invita a evaluar de modo crítico sus entornos de aprendizaje y a efectuar los cambios necesarios para que todos sus alumnos y docentes puedan trabajar con el objetivo de desarrollar los valores del perfil. Dichos cambios deberían crear un entorno de aprendizaje verdaderamente cooperativo, fortalecer la profesionalidad del personal docente y lograr que el colegio se comprometa a invertir en el desarrollo profesional. Para la mayoría de los colegios esto no significará empezar desde el principio, pero puede implicar la necesidad de un cambio de enfoque en las prioridades, la manera de pensar y la gestión de los recursos. Para algunos colegios, la introducción del perfil requerirá un importante cambio de orientación.

El perfil como herramienta para el desarrollo del colegio

Para que el perfil de la comunidad de aprendizaje del IB se convierta en el principio fundamental de todos los programas del IB, los colegios deben enfocar su desarrollo y el del alumno de manera holística. El perfil de la comunidad de aprendizaje sirve de herramienta de reflexión y análisis para todo el colegio. Cada uno de los profesores (individualmente o en grupo), los directivos y los miembros del consejo escolar deben preguntarse: “¿En qué medida nuestra filosofía, las estructuras y sistemas de nuestro colegio, nuestro currículo y nuestra planificación didáctica hacen posible que nuestros estudiantes y los adultos que implementan los programas desarrollen los atributos que describe el perfil?”.

Además de ello, se anima a profesores, coordinadores de programas y directivos a hacerse preguntas como las que figuran a continuación.

Enseñanza en el aula

  • ¿Es posible crear más experiencias y oportunidades en el aula para que los estudiantes puedan llevar a cabo una auténtica indagación?
  • ¿Cuánta atención prestamos a cómo interactúan los estudiantes en las actividades de grupo? ¿Podemos dedicar más tiempo a ayudarles a trabajar eficazmente en equipo?
  • ¿Podemos crear más oportunidades para discutir las cuestiones éticas que surgen en las asignaturas que enseñamos?
  • ¿En qué medida somos un buen ejemplo de empatía, sensibilidad y respeto hacia los demás en nuestras aulas y en todo el colegio?

Procedimientos de evaluación

  • En las tareas de evaluación formativa, ¿ofrecemos a los estudiantes suficientes desafíos intelectuales y los apoyamos para que se enfrenten a ellos?
  • ¿En qué medida las distintas estrategias de evaluación que utilizamos satisfacen las diversas necesidades de los estudiantes y fomentan el pensamiento creativo y crítico?
  • ¿Podemos dar a los estudiantes tiempo para reflexionar sobre las tareas de evaluación y lo que han aprendido de ellas?
  • ¿Qué aspectos del desarrollo de los estudiantes abordan los informes de evaluación?

Vida cotidiana, gestión y liderazgo

  • ¿Todos nuestros profesores se consideran responsables de la formación de personas que aprenden durante toda la vida?
  • ¿Qué calidad tiene la interacción entre estudiantes y profesores dentro del colegio?
  • ¿Facilita la estructura de la jornada y horario escolares el desarrollo integral de los estudiantes?
  • ¿Existen estructuras de apoyo que se ocupen del bienestar personal, social y emocional de los estudiantes, además de su desarrollo académico?
  • ¿Se faculta a los alumnos para responsabilizarse de su propio aprendizaje?
  • ¿Estamos invirtiendo lo suficiente en el desarrollo profesional continuo de nuestros docentes?

El perfil de la comunidad de aprendizaje del IB proporciona un lenguaje común para que docentes y directivos de todos los programas del IB puedan discutir el progreso de los estudiantes, la articulación del currículo y las cuestiones relacionadas con la transición entre programas y etapas del ciclo escolar. El perfil no ofrece respuestas mecánicas a estas áreas, sino que se centra en los objetivos y valores que sustentan los programas y, por lo tanto, sirve de base para tomar decisiones importantes. Esto mismo se aplica a los colegios que implementen solo un programa del IB: el perfil proporciona el enfoque y el punto de referencia para la cooperación entre profesores y el desarrollo de un aprendizaje auténticamente simultáneo.

Evaluación del perfil

En los colegios del PEP se requiere que los docentes evalúen a los alumnos en función del desarrollo de los atributos del perfil del estudiante. Utilizando el perfil como base, los alumnos se autoevalúan y evalúan a sus compañeros, y los docentes informan a los padres y a los mismos alumnos a través de reuniones e informes escritos.

Los colegios del PAI y del Programa del Diploma deberán evaluar, de tantas maneras como sea posible, el desarrollo de los alumnos desde la perspectiva del perfil, involucrando a estudiantes y profesores en la reflexión, la autoevaluación y la discusión de los resultados de esas evaluaciones. También se anima a todos los Colegios del Mundo del IB a reflexionar en grupo sobre el grado de éxito en la implementación del perfil.

El IB ha desarrollado normas y aplicaciones concretas para la implementación de sus programas que son comunes a todos ellos. La implementación del perfil de la comunidad de aprendizaje del IB se especifica en estas aplicaciones, y los colegios deberán abordarlas como parte de la autoevaluación en el proceso de evaluación del programa. El documento titulado Normas para la implementación de programas [del IB] y aplicaciones concretas se encuentra en el sitio web público del IB y en el Centro pedagógico en línea (CPEL).

Intercambio de experiencias

Una de las grandes ventajas que el IB ha reconocido y de la que se ha beneficiado desde sus comienzos es la “profesionalidad creativa” (término acuñado por Hargreaves en 1998) de los profesores de los Colegios del Mundo del IB y de su predisposición a explorar y compartir ideas y prácticas docentes. Profesores innovadores y creativos de los tres programas del IB provenientes de culturas diferentes han desempeñado un papel muy importante en el desarrollo de cada programa. Esta función continúa con la introducción del perfil de la comunidad de aprendizaje del IB y garantiza que la implementación de dicho perfil en los tres programas se beneficie de la amplia, variada y actualizada experiencia práctica que solo los docentes pueden ofrecer. La colaboración de los docentes es fundamental en el modelo del IB de desarrollo e implementación de los programas, y lo seguirá siendo para que la introducción de este componente clave de todos los programas sea un éxito.

El Centro pedagógico en línea del IB (CPEL) incluye una página especialmente dedicada al continuo de educación internacional, cuya finalidad es facilitar el intercambio de experiencias y prácticas docentes relativas a la implementación del perfil. La página contiene una sección con el perfil de la comunidad de aprendizaje del IB, así como foros de discusión y áreas donde los profesores pueden intercambiar recursos. Además, se pedirá a los responsables de talleres de capacitación de los tres programas que ofrezcan a los participantes la oportunidad de discutir el perfil, compartir experiencias y prácticas docentes, y reflexionar sobre el grado de desarrollo de los valores del perfil en las asignaturas y componentes del programa.

El perfil de la comunidad de aprendizaje del IB se ha incluído en las principales publicaciones del IB. También se utiliza durante el proceso de desarrollo curricular de las asignaturas o componentes del programa, como base para evaluar los puntos fuertes y débiles con relación a los objetivos y valores del programa en su totalidad.

La implementación eficaz del perfil de la comunidad de aprendizaje del IB en los colegios tendrá como resultado un entorno de aprendizaje en el que los objetivos y valores de los programas del IB estén siempre presentes, y hayan sido adoptados por todos los miembros de la comunidad escolar. Éste es el desafío al que se enfrentan el IB y los Colegios del Mundo del IB. Todos debemos esforzarnos por poner en práctica aquello en lo que creemos.

 

El objetivo fundamental de los programas del Bachillerato Internacional (IB) es formar personas con mentalidad internacional que, conscientes de la condición que los une como seres humanos y de la responsabilidad que comparten de velar por el planeta, contribuyan a crear un mundo mejor y más pacífico.

Los miembros de la comunidad de aprendizaje del IB se esfuerzan por ser:

Indagadores             

Desarrollan su curiosidad natural. Adquieren las habilidades necesarias para indagar y realizar investigaciones, y demuestran autonomía en su aprendizaje. Disfrutan aprendiendo y mantendrán estas ansias de aprender durante el resto de su vida.

Informados e   instruidos     

Exploran conceptos, ideas y cuestiones de importancia local y mundial y, al hacerlo,  adquieren conocimientos y profundizan su comprensión de una amplia y equilibrada

gama de disciplinas.

Pensadores           

Aplican, por propia iniciativa, sus habilidades intelectuales de manera crítica y creativa para reconocer y abordar problemas complejos, y para tomar decisiones razonadas y éticas.

Buenos   comunicadores                      

Comprenden y expresan ideas e información con confianza y creatividad en diversaslenguas, lenguajes y formas de comunicación. Están bien dispuestos a colaborar con otros y lo hacen de forma eficaz.

Íntegros                 

Actúan con integridad y honradez, poseen un profundo sentido de la equidad, la justicia y el respeto por la dignidad de las personas, los grupos y las comunidades. Asumen la responsabilidad de sus propios actos y las consecuencias derivadas de ellos.

De mentalidad abierta      

Entienden y aprecian su propia cultura e historia personal, y están abiertos a las perspectivas, valores y tradiciones de otras personas y comunidades. Están habituados a buscar y considerar distintos puntos de vista y dispuestos a aprender de la experiencia.

Solidarios               

Muestran empatía, sensibilidad y respeto por las necesidades y sentimientos de los demás. Se comprometen personalmente a ayudar a los demás y actúan con el propósito de influir positivamente en la vida de las personas y el medio ambiente.

Audaces                 

Abordan situaciones desconocidas e inciertas con sensatez y determinación y su espíritu independiente les permite explorar nuevos roles, ideas y estrategias. Defienden aquello en lo que creen con elocuencia y valor.

Equilibrados         

Entienden la importancia del equilibrio físico, mental y emocional para lograr el bienestar personal propio y el de los demás.

Reflexivos            

Evalúan detenidamente su propio aprendizaje y experiencias. Son capaces de reconocer y comprender sus cualidades y limitaciones para, de este modo, contribuir a su aprendizaje y desarrollo personal.

Boletín de Novas

Suscríbete ao noso boletín de novas e mantente informado ao momento.

Contacta con nós

Nuestros datos de contacto son los siguientes:.

O Rosalía nas Redes Sociais

Estamos en las redes sociales. Síguenos!.
Vostede está aquí: Inicio DOCENCIA Bacharelato Internacional Perfil de la Comunidad de aprendizaje del BI